• Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Pinterest Icon
Buscar
  • Keka Peralta

La Danza del Puerperio


DANZA DEL PUERPERIO

“EL BAILE DE LA CRIANZA, en sus primeros pasos”

¿Por cuantos lugares, estaciones, momentos pasamos desde las primeras horas que un bebé llega a nuestros brazos, hasta que tomamos sus manos para caminar y de a poquito nos empiezan a soltar?

Hemos hecho un tránsito durante nueve meses para abrirnos y empezar a caminar en el maravilloso y transformador mundo de ser mamá.

Las semanas antes al nacimiento en mí experiencia y lo que he podido conversar con otras mujeres se vive un éxtasis, ansiedad, con momentos de tranquilidad que nos conectan con nuestro bebé que está próximo a nacer. Recuerdo con el nacimiento de mi tercera hija, que volví a experimentar, quizás porque era la última invitada al nido familiar, una sensación de pausa, de destiempo en esos últimos días antes de su nacimiento. Un momento en que parece que estamos por siempre conectadas, fluyendo en una mágica unidad que compartimos a través de la fuerza material del cordón, pero también de su corazón que escuchaba el mío, y del mío que escuchaba el suyo, alimentando la placenta, árbol que fue dibujando durante nueve meses las historias compartidas entre ambas. Puede que no todos lo experimenten de esa manera, pero siento que hay un momento muy especial en esos últimos días antes de encontrarnos con nuestro bebé, en la espera, en un vientre que ya no tiene espacio, en un bebé que quiere ver la luz, momentos que por ratos se hacen eternos, y a su vez galopan a una velocidad tan rápida y fuerte que cuando pasa el tiempo y los años lo recordamos con esa luz que emana de las estrellas. Un tiempo fuera del tiempo que queda registrado en nuestros corazones.

Y entonces sucede, el bebé está en nuestros brazos. La pieza y su espacio están listos y decorados, toda su ropita huele a nuevo. Pero hay ciertas cosas que no estaban escritas, hay ciertos mensajes que han quedado guardados en un baúl invisibilizado que existe en las memorias de nuestras ancestras, de nuestras madres. Tantas cosas que empiezan a pasar desde que nuestro bebé es puesto en nuestro pecho, y muchas de ellas se dan por obvias, y entonces nos sumergimos en un continuo oleaje, con mareas que suben y bajan, todas de golpe, alegría, pena, asombro, un corazón que se expande, pero también a veces impotencia, soledad, frustración. En el día a día no sabemos a veces como poder dar más y se suceden un sin número de vivencias; nuestros pechos ávidos de dar leche, de dar amor, el cuidado del cordón, los dolores de guatita, las noches sin dormir, su constante deseo de estar acompañado y sus necesidades justo cuando también queremos comer, dormir u orinar.

La invitación es tener este espacio para compartir, dialogar, encontrar lugares comunes en la maravillosa experiencia que es el viaje materno.

25 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

¿QUÉ COLEGIO ELIJO?

Me he aventurado a hacer este post por la pregunta que varias de ustedes me han hecho, a raíz de mí propia experiencia. Siento en primer lugar que elegir un tipo de educación hoy no es fácil para ning

© 2023 by Lovely Little Things. Proudly created with Wix.com