• Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Pinterest Icon
Buscar
  • Keka Peralta

El Parto en Casa

Quisiera contarles mi experiencia de parto en casa, como la vivencia personal que considero es cada parto. He tenido tres hijos, y fue Sol, la tercera, quien nació en nuestro hogar, porque así lo queríamos y sentíamos desde un inició.

El nacimiento de mi segundo hijo, fue en una clínica que tenía una sala integral, en caso que uno quisiera un "parto natural" esto es sin anestesia, como fue nuestro deseo en ese momento. Su parto y nacimiento hace diez años despertó nuevas inquietudes, reflexiones y conocimientos. Por ejemplo casi el mismo día de su parto escuche hablar de lo que era una doula, lo que motivo saber más de qué se trataba, hasta llegar a formarme en ese camino. Fue así que tuve el privilegio de acompañar algunos partos, y también conocer maravillosas mujeres que estaban en la misma sintonía que yo.

Cuando supe que estaba embarazada de la Sol hace tres años, mi mirada, tenía otras informaciones, y veía el parto de una manera totalmente distinta. Sin embargo a veces el exceso de información me hacía tener más dudas. Siento que ahí fue vital contactarme en primer lugar con la doula que quería elegir para acompañarme en todo este proceso.Y eso es algo que recomiendo a toda mujer que este embarazada. Muchas veces vinculamos a la doula con quien acompaña sólo durante el parto mismo, pero la verdad es que hoy por hoy siento que las mujeres necesitamos de esa contención desde los primeros momentos. El embarazo, el parto, nacimiento y la crianza son procesos vitales maravillosos y complejos a su vez, donde creo que lo vital para el camino y los tránsitos es contar con las redes y apoyos necesarios. Hasta hace un tiempo esto se ponía a ciegas en manos del cuerpo médico, y sin minusvalorar su guía, se centraba en aspectos más técnicos. La transformación que conlleva en si mismo el embarazo, los cambios corporales y emocionales por los que transitamos hacen necesario que podamos contar con información y apoyo que nos contengan poniendo el acento en algo que ya no es ningún secreto, los protagonistas del parto son la mamá y el bebé.

Por lo tanto en esa película tan especial que cada una vive durante el embarazo es normal que surjan dudas, ansiedades, y miedos, uno de los cuales es qué va a pasar en el parto. Poder expresarlo, compartirlo con otras mujeres es un beneficio para la mamá y para el bebé. Quizás ver la posibilidad de la doula como recomiendo, o de una matrona que sea afín con está línea, o participar de un grupo de mujeres que nos puedan escuchar, todo es valido en relación a lo que necesitemos para sentirnos más tranquilas. Así como durante el embarazo buscamos una alimentación, sueño, ejercicios que ayuden a nutrir el cuerpo que esta acogiendo a una nueva vida, siento que el compartir con otros el propio proceso es algo que nutre el alma, el espíritu, el ánimo y ayuda al proceso en sí.

En mi experiencia cuando esto pasa, el momento del parto se hace más fluido, porque a habido una contención en el camino, he podido expresar los temores que surgen, y que no son realidades, son sólo temores, y al expresarlos salen del espejo imaginario que tenemos sobre lo que pudiera ocurrir.

Eso fue lo que hice en el camino de mi embarazo con la Sol. Por supuesto tenía miedos, y temores, pero fueron expresados y conversados. Uno de ellos por ejemplo era sobre que pasaría si empezaba el trabajo de parto y mis otros hijos estaban ahí, y en verdad aparecieron múltiples soluciones, amistades que apañaban, etc. Siento que, si los niños ya son más grandes o tienen lenguaje uno puede ir haciéndoles participes de todo el proceso, (Claro que si son más pequeños también, pero de otra manera) involucrarlos dentro de sus posibilidades y en caso que uno no quiera que estén en el momento del nacimiento contarles que la mamá tiene que estar tranquila, sólita para recibir al hermano, por ejemplo.(Ahí existen cuentos maravillosos, y rituales que se pueden hacer con los niños, si gustan en otro post les comparto al respecto).

El tema es que en el lugar que sea que elijamos darle la bienvenida a nuestro niñ@, hay ciertos factores que tenemos que delegar porque no podemos controlar todos los aspectos. El parto mismo es una puerta, un portal que en mi experiencia nos invita a traer a nuestro bebé, o más bien ir encontrándonos con él o ella para ir dando los espacios que le permitan hacer el viaje para llegar a la vida. Para mi el nacimiento de mi hija sin ninguna intervención me mostró la maravilla de tener un puente de comunicación entre ambas, para acompañarla al inició de lo que fue su primer canto a la vida. De hecho creo que por lo misma razón no es casual que en mis tres partos he sentido la necesidad de cantar mantras que me van acompañando en el el lenguaje tan propio y vivo que tienen las contracciones.

Sin embargo hay quienes han tenido esa misma experiencia en una clínica, en una casa de partos o en otros lugares. La vivencia y las decisiones al respecto son personales porque hay personas por ejemplo que sienten que es un tema estar con más personas en la misma casa, o porque están complicados con los hijos más pequeños, o porque tienen otras preocupaciones. Siento y creo entonces que lo más importante es estar informadas para poder elegir "nuestro parto", idealmente algo que no es útopico: un parto mamífero, respetado, humanizado, donde estemos acompañadas por las personas que puedan velar para que estemos contenidas en la danza del nacer.


Como señala Michel Odent:

La mujer de parto necesita oscuridad, sentirse segura, necesita silencio, paz, calorcito, etc. Siguiéndolo a él y en mis palabras y en mi vivencia: las mujeres necesitamos de un nidito confortable que garantice todas nuestras necesidades, que nos entregue todo el espacio para tener nuestra mente libre, nuestro neocortex apagado y entregarnos al mágico proceso que tiene el nacimiento. Es en mi modo de ver y en lo que respaldan las actuales investigaciones, un derecho y un deber buscar las personas que nos garanticen ese espacio y ese momento, por que como señala el obstetra francés: "Para cambiar el mundo, hay que cambiar la forma de nacer".


Por eso vuelvo a decir, el rol de la doula me parece fundamental, así como quien sea el médico y la matrona o especialistas de la salud que nos guíen y acompañen desde el principio.

La información, la expresión de los miedos y temores debieran poder despejarnos para poder escuchar nuestro corazón y así poder tomar las mejores decisiones para cada una y para sus bebés.


En otro post les comparto algunos ejercicios de visualizacion creativa, así como cantos y otras herramientas que pueden ayudar en todo el proceso.



72 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

¿QUÉ COLEGIO ELIJO?

Me he aventurado a hacer este post por la pregunta que varias de ustedes me han hecho, a raíz de mí propia experiencia. Siento en primer lugar que elegir un tipo de educación hoy no es fácil para ning

© 2023 by Lovely Little Things. Proudly created with Wix.com